La primera gran elección que debemos hacer como clientes para elegir el tipo de hipoteca es si la queremos a tipo fijo, variable o mixto. No existe una respuesta correcta a esta pregunta, pues todas las opciones tienen pros y contras… deberemos escoger aquella que se adecúe más a nuestro perfil de riesgo y preferencias.